Como hacer el flequillo recto

flequillo recto, consejos para cuidar el pelo, tendencias en peinados de moda otoño 2011, tendencias en flequillosFlequillo recto
El flequillo recto, marca los rasgos y acorta la cara. Para cortarlo tú misma sigue estas indicaciones.
Selecciona el cabello que se convertirá en flequillos haciendo con un peine las siguientes particiones o divisiones del cabello:
Primera partición: con el peine haz una raya central en la parte superior de tu cabeza, dividiendo el pelo a ambos lados de forma simétrica. Ayúdate con unas trabas para sujetar el pelo que vas separando para conseguir cortar el flequillo recto.
Continúa con el peine una segunda división trazando dos rayas rectas de forma descendente para dibujar un triángulo. Comienza desde la mitad de esa raya central como punto de partida y abre las rayas, una por cada lado hasta llegar a la frente a la altura de las sienes. Recoge con una traba ese triángulo de pelo para que no se mezcle con el resto del cabello y sigue los siguientes pasos para comenzar a cortar.
Primero separa con el peine una línea de cabello que parte del nacimiento de la frente de un centímetro de grosor hacia arriba y el ancho del flequillo será desde el nacimiento de una sien hasta la otra. Péinala muy bien hacia la nariz y corta a la altura de las cejas. Ten muy en cuenta de que si tu pelo está mojado, es ondulado o rizado debes cortar a una altura por debajo de las cejas porque después cuando el pelo seca, se encogerá y puede quedarte un flequillo muy corto. Esta primera capa de pelo te servirá de guía y es la que formará la base del flequillo recto. Continúa bajando el resto del pelo en capas de un centímetro y cortándolo a ras de esta primera capa guía, hasta finalizar con el total del pelo dividido en triangulo, y consigue un flequillo recto que cambiará muchísimo tu estilo de corte, sea largo, medio o un pelo corto. ¡Te quedará genial!
Recuerda:
Se corta seleccionando varias capas de pelo (dependiendo de lo tupido que lo quieras llevar), que llegan todas a la misma altura de las cejas, sin cubrirlas y creando un efecto totalmente recto a la altura de las sienes.